Absolvieron a ex empleado de Oliveros Gas acusado de robar un cheque: «Me ensuciaron»

Luego de 7 años de litigio, la Justicia resolvió absolver a un ex empleado de la empresa Oliveros Gas, que pertenece a la Comuna de Oliveros. El presidente Martín Calori acusó a Pablo Curto de robar un cheque, pero los jueces lo encontraron inocente y cerraron la causa.

«Cuando me metieron esta denuncia falsa me hizo muy mal, me costó muchísimo recuperarme. No sólo desde lo económico sino también psicológicamente porque fue un golpe muy bajo. Estuve mucho tiempo sin poder trabajar, no me podía reinsertar. Me ensuciaron de todas formas», afirmó Curto en diálogo con Info Más.

El hecho se remonta a la denuncia que presentó Calori en la comisaría local en junio de 2013, un año después del ilícito que señaló y acusó falsamente a uno de los empleados de la empresa proveedora de gas en el pueblo, que terminó perdiendo el trabajo.

La denuncia giraba en torno a un cheque por $4003.89 que debía ser destinado al pago de medidores. El dinero fue depositado en una cuenta de Curto y luego saldado en efectivo, según consta en la causa que declaró el propio presidente de Oliveros Gas de ese entonces, Ricardo D’Amelio.

«Fue duro tener que explicarle a mis hijos y a mi familia lo que me había pasado y cuáles eran los motivos. Me costó recuperarme de esa situación, me trajo problemas con mi familia, parte de la sociedad de Oliveros me veía como a un delincuente», afirmó.

Finalmente, este martes 30 de junio, 7 años después de iniciado el proceso, se conoció la sentencia de la causa por defraudación, donde la Justicia lo absolvió de culpa y cargo, desligándolo de los hechos por los que se lo señalaba.

Sin embargo, Curto durante estos años sintió el asedio de quien hoy manda aún en la Comuna de Oliveros y que incluso usó esta causa políticamente en las campañas electorales contra Juan De Dios Curto, su adversario en las urnas, y padre de Pablo.

En ese sentido, Curto relató la también difícil situación laboral que afrontó tras ser denunciado: «Era imposible armar un currículum para salir a buscar trabajo, era una mancha que tenía. Trabajé durante 10 años en el banco Macro y en su momento me fui por la puerta grande, nunca tuve un antedecente de este tipo y lo que pasó en Oliveros Gas me afectó muchísimo porque me echaron falsamente».

Por último, indicó: «Mi intención ahora es demandar a quienes me causaron el daño y reclamar un resarcimiento».

Comentarios en Facebook